Destacada

!QUÉ BUENO VIVIR¡

Quien se ofende va a la moda,
determinados temas mejor ni hablar,
marcos mentales hechos de cristales,
manifestaciones que parecen vacaciones,
imberbes que se creen especiales,
temas esenciales que mejor ni hablar.

Siempre la misma pintura
hecha una caricatura.
Quien se ofende va a la moda y
quien ofende se va al Gulag.

Gran Hermano al alcance de tu mano,
qué bueno vivir en Un Mundo Feliz.
Manipulados jugamos a los dados,
qué bueno vivir…

Destacada

QUEJA INFORMAL, Y TAL

me hablan de respeto pero me dicen que tengo que deconstruirme para aceptar algo que no creo ser.
interpretan, por supuesto, que estoy equivocado. 
es por eso que tengo que deconstruirme
porque según esa teoría vivo pensando que no tengo un problema que sí tengo.

pero ¿quién dice que yo no estoy en ese proceso? 
¿y quién dice qué tipo de deconstrucción hay que hacer? 
deconstruirse de por sí no es nada. 
deconstruye ferran adrià sus huevos (fritos). 
¿deconstruir mi moral? 
¿y si las conclusiones que saco o a las que llego no son las que se suponen tienen que ser? 
¿están mal? 
¿se ha hecho mal el proceso? 
interpretan que no se hace.
pero no hay solo una respuesta.

claro que hay que deconstruirse
pensando y siendo autocrítico. 
y supongo que en ese proceso es dónde cada uno encuentra su auténtico yo.

pero lo más grande de todo es entender que los procesos y conclusiones de cada uno son igual de lícitos. 
que no hay mejores ni peores.
evitemos los paternalismos. 
los egos.
la superioridad moral.
joder.

aunque muy diferentes, no opuestos, en verdad. 
si las discusiones empezaran por las conclusiones nos daríamos cuenta que hablamos de lo mismo.
si los procesos de (ay…) deconstrucción fuesen verdaderamente importantes nadie diría que hay que hacerlos.
nadie impondría una deconstrucción. 

porque quien nos pide que nos deconstruyamos, nos lo pide hacia una dirección concreta. su dirección.
porque nos quieren enfrentados.
quien no sigue el camino, está equivocado. 
tiene que deconstruirse.
así sucesivamente. 
hasta que llegues a sus conclusiones y les des la razón.

cómo una partida de supermario.
si la cagas, reinicias.

Destacada

“ESA COSA RARA Y CON ARISTAS”

Creo en la Libertad de Derechos que nos asegura que todos somos iguales ante la ley. ¿Bien, y qué es la ley? Pues cada país tiene las suyas, cada comunidad/ente político, religión… Grupos de amigos, mismo.

La ley no es más que un pacto que nos damos entre los iguales. Pero primero nos tenemos que ver como eso, iguales. Y no lo hacemos. En general no lo hacemos. Me atrevo a decir que no nos dejan. Podemos poner el ejemplo de Franco, los fascismos, el stalinismo y cualquier régimen totalitario y desigual. Es evidente lo que generó todo ello y cambió el rumbo del mundo tal y como se conocía. Había enfrentamientos, se generaba odio, bandos enfrentados.

Los que diezmaban derechos fueron barridos por los aliados por la libertad (que en cuanto a derechos, ya veis, tampoco eran nada) y se construyó ese, que fue, un nuevo orden a nivel global. Se establecieron fronteras, se crearon nuevos estados, se impuso un tipo de economía y un largo etcétera que nos lleva a nuestros días.

Anteriormente, la revolución francesa del pueblo, que en realidad era la burguesía, los que manejaban el dinero, arrebató el poder al antiguo régimen monárquico y feudal para imponer uno nuevo basado en la libertad, la igualdad, la fraternidad.

Bueno, quizás a partir de aquí, lector, lectora empiezas a arrugar la nariz y quizá más abajo dejas de leer. Yo te pido que continúes hasta el final porque es allí donde reside el meollo del asunto. No en el hecho de que estés de acuerdo con la conclusión si no con que no te hayas arrepentido de haberlo acabado.

Hablo desde una opinión subjetiva, creo que abierta y razonable, y creo que estamos yendo a un futuro, en cuanto a la sociedad, muy peligroso.
Soy un hombre-heterosexual-blanco-estudios de secundaria-clase obrera-español-30 años. Y espero que una mujer-transgénero-negra-sin estudios-senegalesa pudiera estar de acuerdo con mi pensamiento. Porque va con todos.

Tengo la sensación que se dice que tenemos libertad de expresión pero en el fondo no tenemos una libertad de pensamiento. Porque nos lo están imponiendo a todas horas, en todo momento, en cualquier lugar. Se nos dice, sin decirse, lo que tenemos que pensar.

Quiero evitar ejemplos reales porque desde una perspectiva menos contaminada se pueden entender IDEAS de verdad y no SLOGANES SIN SENTIDO.

Para mí (ahora irónicamente escribo un SLOGAN) sería :“mismos derechos y obligaciones para todos y una buena educación crítica y seria.” Somos una generación de ignorantes y cada vez más. Vivimos peor que nuestros padres y encima lo aceptamos como normal y “guay”.

Encima el papel que juega noséyoquépoder, si social, ideológico, o qué. Pero ese noséyoqué no quiere que tengas pensamiento crítico. No se trata de tener estudios o no. No se trata de tener una carrera o tres másters o lo que te salga de la punta de la mismísima nariz. Va de que nos hagan gente que progrese y que piense, que mejore. NO QUIEREN.

Es la única respuesta que encuentro. Se manipulan las opiniones o se crean entes que quieren destruir la paz y que se dedican a sembrar la división en la sociedad. ¿Con qué objetivo? No lo sé pero tampoco importa mucho.

Todos tenemos problemas y todos sufrimos. No hace falta establecer divisiones para ello. Los grandes problemas, los problemas importantes, los que afectan a la vida refiriéndome a la Vida, en mayúscula, son iguales para todos sean de donde sean, tengan el género que tengan o quieran, tengan el color de piel que tengan, profesen la religión que profesen, tengan los ideales que tengan…

Todos sufrimos. Y amamos. Y vivimos, en definitiva. Tendríamos que hablarnos y escucharnos. Tener referentes de todo aquel que tenga algo vivido que contarnos. Empatizar. Ser honestos. Abrirnos y dejar que se nos abran. Entender que todos deberíamos tener, al menos, eso claro. Lo que importa es vivir en armonía, en paz, en comunidad diversa pero igual en derechos. Deberíamos retroalimentarnos los unos a los otros y querer hacerlo y querer que lo hagan. Dejar el narcisismo a un lado. No querer tener razón, buscar soluciones, ser humilde en su primera acepción del diccionario de la academia española de la lengua.

Y vivir, en minúscula y en mayúscula. Que bastante difícil es todo, ya. Bastantes aristas tiene ya esa cosa rara llamada vida.

LA BÚSQUEDA INCONSCIENTE

La necesidad de pertenecer.
La necesidad de tener creencias inmutables.
Tener nuestros ideales y no bajarnos del burro.
Buscar la identificación fuera y no dentro.
El enmascararte dentro de unas estructuras políticas.
Querer identificarse con algo que no es tu Yo.
Crearnos corazas para darle sentido a nuestra vida.

El gran hallazgo se da cuando destrozas la coraza y empiezas a darte cuenta que todas esas ideologías que cogiste y soltaste porque te dejaban igual, no responden tus preguntas y te das cuenta que no son más que ideas vanas que bajo una apariencia de querer despertarte, no hacen más que dormirte.
Generan marcos mentales que ellas quieren que vivas. Que no dudes. Verdades dogmáticas que no permiten el verdadero despertar.
Ideologías… Credos que aprovechan tus ganas de despertar para mantenerte dormido.
Transitar por el anarquismo hasta el socialismo nacional. De la ultra izquierda a la extrema derecha. Creer que has encontrado tu lugar en tantas ocasiones, cuando no son más que ilusiones que satisfacen tu Ego.

Creer que has alcanzado la Verdad es la mayor mentira.
Hallar la Verdad no es una meta, es un camino y pararte en las posadas más cómodas puede hacer que quieras quedarte allí para siempre.

Porque nos importa mas la comodidad que la Verdad.

HAY QUE TENER UN CORAZÓN

Por más que no lo quiera ver, lo veo.
Por más que no quiera escuchar, lo oigo.
Es una fuerza que no para de hablar; sobrenatural:

“Hay que tener un corazón que no te quepa en el pecho”.

Me voy a hacer un corazón nuevo que no llore ni sufra ni viva por amor, que no muera ni suspire ni se tire de un balcón cada vez que tú te vas…

Cuando tú te vas se me muere.

Por más que yo no quiera oír, yo oigo.
Por más que yo no quiera ver, lo veo.
Por más que no quiera hablar, yo hablo.
Por más que no quiera pensar, yo pienso… luego existo.

Luego existo, ahora no…

Por más que no lo quiera ver, lo veo… ¡por Dios!
Por más que yo no quiera hablar, yo hablo y no paro de hablar…
Tengo que cambiar… Ese es mi sino.

“Hay que tener un corazón que no te quepa en el pecho”

Me voy a hacer un corazón nuevo, me voy a hacer un corazón de hielo,
me voy a hacer un corazón nuevo que no llore ni sufra ni muera por amor, que no viva ni suspire ni se tire de un balcón cada vez que tú te vas.

“Me voy a hacer un corazón que no me quepa en el pecho”.

FLORES PARA LOS MUERTOS: otra paja mental

Ganas de nada. Y hacía tiempo que no sentía esto. Yo pensé que eran cosas de la edad, ya me había pasado cuando acababa de cumplir los 20. Es curioso, siempre me he sentido viejo y que iba tarde a hacer las cosas. Cuando veía a gente de mi edad, que desde pequeños habían hecho futbol, natación… O habían empezado pronto a tocar un instrumento (mi sueño siempre ha sido la guitarra) yo veía que no era diestro en nada y me daba coraje empezar algo porque me sentía viejo… con 20 años.

Sin ganas de nada porque veía una pérdida de tiempo invertirlo en actividades para las que ya era demasiado tarde y más cuando mi prioridad era seguir trabajando en un bar 10 horas aproximadamente al día. Qué queréis que os diga pero trabajando 5 o 6 días a la semana a uno lo que le apetecía cuando tenía fiesta era reunirse con sus amigos, fumar unos porros, beber unas cervezas e intentar ligar en alguna discoteca.

Llegué a dejar de estudiar por el trabajo, y también por mi falta de ganas y de motivación, ya estaba cotizando a la seguridad social, poniendo billetes para mi jubilación. Sí es cierto que algo dentro de mí me llamaba la atención que era precisamente el escribir, el escribir películas, pensamientos, historietas en general y durante varios años me dediqué a perfeccionar. Aprendí el formato, la estructura. Escribía cortometrajes que se llegaban a rodar (con una cámara de fotos y focos de obra, pero se rodaban) y llegué a sentirme muy bien en aquella época. Conocí gente con las mismas o parecidas inquietudes que las mías, nos asociamos y estuvimos un tiempo desarrollándonos.

Nos referíamos a nosotros como “Los Heridos Unidos”. Todos tarados, con traumas (como todo el mundo pero desde un punto de vista muy subjetivo) y encantados de habernos encontrado. Dábamos rienda suelta a nuestras mierdas y nos lo pasamos muy bien, por qué no decirlo. Una veintena de vídeos en youtube dan fe de ello. Pero uno ya se acercaba a los 20 y tantos, ve que ya va tocando profesionalizarse pero que el camino, en lo que respecta a querer trabajar en el cine, es difícil. El cine es uno de los pocos artes que no se pueden hacer a solas, se necesita un equipo y esos Heridos Unidos que éramos nos dispersamos cada uno por su lado.
Son en esos años cuando se da el salto hacia la madurez, la Universidad (unos), el independizarse (el otro). La vida se topaba con nuestras inquietudes y nos decía que ahora había que tomarse en serio las cosas y que la vida no era fumar porros, beber cerveza, ir a ligar a la discoteca o grabar cortos con tus colegas. La vida iba de pagar la luz, el agua, el gas, el transporte, el alquiler, la comida… La vida iba de tener una casa en orden, de trabajar en serio, de no perder el tiempo…

Escribir guiones… Realmente del oficio de escritor es la vertiente más complicada si lo que quieres es llegar a vivir de ello. Un guion no es una obra literaria en sí, a diferencia de una novela, un cuento, un ensayo… Un guion por sí solo no tiene valor completo. Un guion es una guía, un mapa para que todo un equipo construya, ahora sí, una obra artística con un valor pleno y completo, que es una película, una representación teatral.

Creo que un guion (o guionista) es más difícil que llegue a tener éxito (entendamos por éxito el llegar al puerto deseado) porque, repito, al no ser una obra definitiva con valor absoluto y depender tanto de la industria que, dicho de otra manera, es el mercado, tiene que regirse ya no sólo por unos códigos del propio medio escrito sino que ha de estar en todo momento viéndose analizado con la lupa de lo que impera, en cuánto a gustos sociales se refiere. Se ve puesta en entredicho cada vez que las corrientes populares mutan, en cómo el ojo ve en cada momento. No son solo letras que van una detrás de la otra narrando una historia. Es escribir planos sin escribirlos, es el montaje sin programas de edición, son emociones sin poder escribirlas como tal. Son imágenes lo que construye el guionista.

Y fijáos en el cine de hace 80 años, en el de hace 40 o en el que se hace ahora. Son altamente diferentes, los recursos han cambiado a la hora de narrar las historias. ¿O es que alguien sigue usando cortinillas y arpas cuando quiere contar un flashback?

A lo que me refiero es que ser guionista, en el 90 por ciento de los casos es ser un esclavo, es escribir lo que otros quieren, es ser empleado. Y está bien, no digo que no me gustaría. Mejor que estar cargando camiones o limpiando lavabos (experiencias reales). A lo que voy es que, en lo personal, me frustra el hecho de escribir sabiendo que no llegará a puerto, sabiendo que es tan complicado y sabiendo que te puedes llevar 4 años trabajando en un guion y dejandote los sesos y la salud para algo que acabará en un cajón, si es que llegas a imprimirlo. Lo más seguro es que se quedará en un archivo word en una carpeta de tu escritorio del Windows 10. Cae en saco roto. Y no me vengáis con la satisfacción personal porque sí, existe esa sensación pero acaba dándote por culo cuando han pasado dos días. Y sabes que mirarás ese guion dentro de un tiempo y lo que te generará será nostalgia de sentirte creador por unas horas durante varios días repartidos en años. Y acordarte que lo que brotó de ahí fue un feto lila, un aborto, un muerto.  Y no me he visto en la situación pero imagino que lo que menos ganas tienes tras tener un aborto es volver a intentar tener otra criatura.

Y sin ganas de nada. Onanismo puro y duro. Pajas mentales, que sabes que no van a generar nada, tan solo salpicaduras que acabarán junto a tus mocos y lágrimas, en un trozo de papel de váter…

¿de verdad pensáis que esto tiene arreglo?

¿de verdad pensáis que esto tiene arreglo? no digo solución. soluciones hay. muchas. desde darles la independencia hasta sacar al ejército. Hay un pantone enorme de posibilidades para solucionar el problema pero la pregunta es ¿tiene A-R-R-E-G-L-O?

esto se ha roto. no en dos mitades, en mil pedazos. en millones de pedazos. en 7 millones de pedazos concretamente.
tenga la solución que tenga, la cosa seguirá estando rota y ¡OJO! que se puede romper más. pero poniéndonos en un escenario pacífico, en una solución más menos cívica… ¿alguien piensa que quien se ha estado riendo y haciendo burla de cosas tan graves como los disturbios en barcelona, gerona, lérida, sabadell… va a convivir en armonía con quien a esos mismos hechos quería que el ejército saliera a dar tiros?
¿alguien en sus cabales piensa sinceramente que va a convivir esta sociedad sin problemas? y repito que hablo en un escenario donde el problema se habría solucionado.

en una cataluña independiente ¿van a hacer desaparecer por arte magia a los no independentistas? si es que sí ¿cómo? ¿culturalmente? a una cultura no se la desaparece así como así, excepto en campos de exterminio.
en una españa con cataluña ¿van a hacer desaparecer a todos estos chavales ansiosos de ver arder contenedores en pos de la república? ¿a tiros?

Seguramente sea un arrebato de negatividad de esos que me dan pero lo cierto es que me preocupa. me preocupan las imágenes que veo con mis propios ojos (ahí abajo, en los tumultos) y me pregunto qué pasará cuando la otra mitad de catalanes, tan cívicos y pacíficos como los independentistas, saquen su peor versión, saquen a sus violentos. Y me dan escalofríos.

¿Adónde van tan felices?

Cada día, es que cada día tenemos que leer en los periódicos, ver en las noticias problemas que nos afectan a todos. Desde la escala más pequeña a los estamentos más grandes. Desde la destrucción del planeta hasta la imposibilidad de pagar un mísero alquiler con el sueldo medio de un trabajador.

Políticos… Políticos que se hinchan a robar, políticos que no se cansan de mentir. Élites poderosas que teledirigen nuestros destinos, a las cuales no conocemos y algunos ni siquiera saben que existen. Precariedad asimilada como modo de vida.

Nos gastamos los sueldos en teléfonos que no necesitamos, en cosas superfluas, en cuentas de netflix, en vicios… Vamos al gimnasio, al cine, nos ponemos la radio, vemos entretenimiento, salimos a cenar con los amigos, nos vamos de fiesta. Pasan los días y vamos llenando nuestros vacíos, existenciales, físicos, emocionales con cositas que nos satisfacen al momento.

¿Adónde va toda esa gente riendo, cantando y brincando por las calles? ¿No se dan cuenta? ¿No ven lo absurdo de todo esto? ¿No se dan cuenta que somos hormiguitas trabajando? ¿No se dan cuenta que somos mulas de carga? ¿No se dan cuenta que estamos contribuyendo a la decadencia? ¿Adónde van tan felices?

Puede parecer pesimista pero me corroe el pensar que o bien no nos estamos dando cuenta (aunque ya iría siendo hora) o bien nos da igual. Sea como fuere esto se nos va de las manos. Esto no se sostendrá mucho tiempo más. Dicen que viene una (otra) crisis, más dura, más jodida de la que se supone hemos salido… El cielo se nos cae encima y me da que no hay Astérix ni Obélix, ni poción mágica que nos salve de la embestida del ejército del César.
Y hay que tragarse a los adalides del cambio y de la regeneración, hay que empasarse a los falsos mesías que se autoatribuyen un supuesto respeto y virtuosismo. Lo peor de todo es que estos falsos líderes se llevan de calle a masas aborregadas que hablan en su nombre o bajo sus siglas, sin entender nada, sin saber que estamos siendo instrumentos y herramientas para que esas élites puedan seguir haciendo con nosotros lo que les venga en gana.

Pero aún queda Netflix y Sálvame, aún quedan porros y alcohol, aún queda Rosalía. Aún tenemos nuestros ídolos políticos, aún nos quedan nuestras soflamas y pancartas. Aún tenemos a Messi y al Real Madrid, el futbol femenino, a Pablo Iglesias y a Santiago Abascal.
Aún nos quedan las miguitas y restos que nos dejan tener. La ruedecita del hamster, el terrón de azúcar.

-¿Adónde van tan felices?
-Van de camino al matadero pero en vez de resistirse, graban storys para instagram.

EVITÉ

Llevo una mochila cargada de explosivos.
Anduve con cuidado para no saltar por los aires,
con el miedo a cuestas.

Evité montes y senderos,
evité movimientos bruscos,
evité saltar, correr y bailar.
Evité dar giros inesperados,
siempre caminando con sigilo,
pasando con sigilo.

Llevo una mochila cargada de explosivos.
Caminé a pies juntillas para no volar cien metros hacia arriba,
con el miedo a cuestas.

Evité toda complicación,
evité ser visto más de la cuenta,
evité que nadie se acercara,
siempre galopando poco a poco,
pasando con sigilo.

Abro la mochila, no puedo más,
descubro que no hay nada malo, descubro que no hay peligro,
descubro que no son explosivos sino oro.

YO SOY

Son las nueve de la mañana.
No tengo sueño y tampoco tengo “gana”.
Camino por la calle
en busca de algo mejor.
¡Hay que coger el toro por los cuernos,
dejar de creer que ésta vida es un infierno!

Un cambio de aires no estaría mal
aunque me puede la pereza
y me cuesta respirar.
Paro a descansar,
me fumo un cigarro.
El humo dibuja un paraíso terrenal;
nada más lejos de la realidad…

Yo soy el que mira y aprende,
el que no se mete dónde no le concierne,
Yo soy el que, aunque esté triste,
siempre parece alegre.

Odio la falsa humildad,
las palabras que no son verdad.
Si hubiera un Dios en la Eternidad
no permitiría ese exceso de vanidad.
Apuro hasta la última calada,
emprendo el camino a marcha forzada.
¿Por qué todo es tan triste?

¡Cría cuervos y te sacarán los ojos,
sácame los ojos y criarás malvas!

2010circa

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora